KACEROLADAS

welcome

Οι Έλληνες αποφασίζουν


              Tenía ya ganas de contar lo que pienso de Grecia y la situación en la que están ahora. Más que nada porque la mayoría de blogs y lecturas que sigo, salvo la prensa, y ya sabemos que ésta es parte interesada, no se mojan mucho. Y porque yo veo mucha similitud con nuestra situación a pesar de que Rajoy diga que España no es Grecia.
Siempre tendemos a esperar el final de los acontecimientos y entonces es cuando todo el mundo escribe y habla, y es un entendido en la materia. Y lo más gracioso es que dicen "como ya predije hace..bla..bla...bla". 

             Pues yo me voy a mojar. La situación de Grecia tienen que ver con el concepto de Unión Europea y en concreto Unión Europea y Monetaria. Siempre dije mi opinión sobre estar dentro de esta UE tal como está concebida y nunca me ha gustado.

              Está creada y desarrollada para el lucro de las instituciones financieras y las multinacionales. Si no no se explicarían muchas cosas como por ejemplo por qué la Reserva Federal en EEUU puede prestar directamente a los estados y el BCE no. En Europa los diferentes estados tienen que financiarse a través de la banca privada, pagando obviamente un interés, que ésta a su vez se surte del BCE. 

           Sólo la misión de cada una de las instituciones ya nos da una idea más de la diferencia, mientras que la FED tiene cuatro líneas de actuación a seguir entre las que figuran la de influír en las condiciones monetarias y crediticias del país para conseguír el máximo empleo, la estabilidad de precios y unas tasas de interés moderadas y estables a lo largo del tiempo, entre otras cosas, la misión del BCE se limita casi en exclusividad a una frase: "mantener la estabilidad de precios, es decir, salvaguardar el valor del euro".
Me da la impresión de que el BCE juega un papel muy limitado para sostener un sistema financiero en beneficio de unos pocos cuando debería sostener a los Estados y por ende a los ciudadanos.
Da la sensación de que el BCE se ha creado para sostener al euro.
Por otro lado, el pertenecer a la UE tiene que ver también con aceptar una serie de políticas que son las que dominan el establishment actual. 
            No me creo que Grecia no haya puesto encima de la mesa unas determinadas medidas para poder devolver los préstamos pero lo que sí me creo es que a las instituciones europeas y al FMI no le valen esas medidas, tienen que ser las que ellos impongan es decir, las pensiones, el iva y los salarios, y esas medidas tienen que ver más con ideología política que económica.
Pero volviendo a España, ¿realmente estamos mejor ahora?
Mirando el gráfico y la tabla de la evolución de la deuda en España desde nuestra entrada en el euro, parece que ha subido escandalosamente.
 
                Es más, si por mí fuera, preferiría estar sin euro y volver cada uno a sus monedas nacionales, es decir, preferiría que nos quedáramos justo en el escalón anterior, en un mercado común europeo. Los Estados tendrían más herramientas para efectuar sus ajustes en caso de crisis.
¡Vale! Ahora es cuando todo el mundo me salta a la chepa que gracias a la pertenencia al euro hemos tenido las infraestructuras y el desarrollo que hemos tenido y bla bla bla.
        Pues mirar lo que os digo, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Croacia, Hungría, Polonia, Rumanía, Suecia y Reino Unido pertenecen a la UE y no han adoptado el euro. Y no les debe ir muy mal cuando Reino Unido incluso se está planteando un referéndum sobre la permanencia o no a la UE. Otro país como es Polonia, ya se ha sondeado su población y parece que prefieren seguir con su moneda, y según parece, porque son muy competitivos en metalurgia y artículos de consumo y el maniobrar con la cotización de su moneda es una ventaja.  Volviendo a España, no tendríamos las infraestructuras que tenemos ahora pero tal vez tendríamos justamente las que nuestro desarrollo económico normal habría tenido según nuestro potencial. ¿Realmente necesitábamos la cantidad de aeropuertos que tenemos ahora, la cantidad de autopistas, campos de golf, etc.? 
                 El resultado lo vemos ahora, no se pueden sostener.
Si no hubiésemos tenido ese desarrollo sobredimensionado tal vez la mano de obra desocupada no estaría en el nivel que está ahora, se habría ido absorbiendo de forma más natural.
Porque todo el dinero que hemos recibido, al igual que Grecia, han sido préstamos, no dinero a fondo perdido y no nos equivoquemos, el dinero que nos prestan tanto a nosotros como a Grecia, no es para recuperarnos económicamente, es para poder pagar las deudas.
No es sólo Grecia, nosotros vamos detrás, ¿alguien se cree que vamos a poder devolver la deuda que pasa ya del billón de euros? Y aumentando porque conforme van venciendo los préstamos vamos pidiendo financiación que debemos devolver con el interés añadido.

               Pero independientemente de estos datos económicos, hay algo que me sorprende y me asusta. Es la tiranía que ejercen estas instituciones para no dejar elegir a los ciudadanos en las urnas. Tienen miedo de que los griegos y por defecto, el resto de ciudadanos, empiecen a pensar por si mismos, se nos argumenta una y otra vez que el votar "no" a las condiciones de la troika, que en definitiva es votar sus políticas y medidas es acercarnos al abismo. Tal vez tengan un punto de razón. El ponerse en contra de un gigante es aceptar que tal vez les impongan algún tipo de cerco económico para ahogarlos. Todos sabemos que hay muchas formas de ahogar un país sin necesidad de armas (ej.Cuba). Pero si no se rompe ese círculo y para ello tendrían que posicionarse otros países a favor de Grecia, seguiremos bajo la tiranía de unos pocos.

                 No sé en qué quedará esto, lo veremos pronto, algunos economistas ya están prediciendo que es el principio del fin del euro, o que Grecia es la caja de Pandora, que nunca hemos estado tan al borde de romper el euro. En cualquier caso, es de recibo que los griegos decidan.
Me gustaría que fuera así, pero de forma ordenada, y no un sólo país sino todos o por lo menos que se dejara decidir a la ciudadanía. Y no me valen las excusas de que volver a las monedas nacionales supondrían una deuda más cara. Lo mismo que se creó una paridad euro/peseta cuando se hizo el cambio, habría que estudiar una reversión similar. La deuda se ajustaría a su valor real, no sólo la de un país sino la de todos. No es imposible, hace falta voluntad.

2 comentarios:

João Henrique dijo...

Parabéns por este teu artigo. Bastante esclarecedor do ponto de vista económico e político.Coisa que não vemos nas TVs, jornais e rádios. Todos defendem (a voz do dono!), o actual estado de coisas.
Estou completamente de acordo com a tua abordagem do tema.

Abraço e continuação de um bom dia.

Kassiopea. dijo...

Por fin un gobierno que se atreve a plantarle cara a la Merkel y demás gentuza que ronda por Europa. Ojalá salga el no.