KACEROLADAS

welcome

De mierdacurros, cacatrabajos y otros quehaceres similares



empresaurios

¡Atención ñoras y ñores!...la menda ha llegado al límite máximo soportable de "gilipatrones", "cacagerentes" o "mierdajefes", como ustedes gusten llamar a esta especie de gusanos con ínfulas de señores feudales.
La aguja está en todo lo alto de la coronilla en la zona roja y marca FULL.
He aguantado año y medio con horarios de 50 horas semanales, chorizándome mis 15 dias de vacaciones que me correspondían elegir a mi cambiandomelas a su libre antojo por los sábados de julio y agosto que sólo se trabajaban a media jornada y me las han descontado como día entero, he aguantado los contínuos cambios de humor, llamadas por teléfono en dónde no hacían más que contradecirme y corregirme contínuamente con el interlocutor al otro lado del teléfono (en más de una ocasión pensé en tirarle el aparato a la cabeza, "¡pedazo mamón! si nadie más que tú sabe hablar por teléfono contesta tú"), el no tener las ideas claras sobre cualquier cuestión y cambiarlas contínuamente y encima decirme a la cara que es el jefe y cambia lo que quiere y cuando le viene en gana, he aguantado el decir que los dias festivos son días que nos da por su benevolencia, días que él llama puentes, cuando he querido gestionar alguna cosa, por ejemplo, devoluciones a proveedores de material defectuoso decirme que eso no era importante que no perdiera el tiempo, para decirme dos dias después que por qué estaba eso todavía así, el cronometrarme el tiempo que tardaba en dar de alta una serie de artículos, etc. El primer empleo en el que el desgaste psicológico era tan insoportable hasta el punto de tener insomnio y ansiedad.
Hasta que un día exploté, porque entre otras cosas ese día me di cuenta que había saboteado mi trabajo poniendo mal unas cifras para echarme en cara que no trabajaba bien, me levanté de la silla con el ordenador encendido y con bastantes nervios por mi parte pero conteniéndome lo que pude le dije: 
"Ahi te quedas, no vuelvo más"
Lo siguiente que hice fue inmediatamente y sin perder tiempo ir al asesor laboral de la empresa y decirles que quería firmar la baja voluntaria de la empresa pero a la de ya, sin perder un segundo. Intentaron que lo pensara y tal y no dí opción...la baja la quería ya y necesitaba el certificado de empresa inmediatamente para presentarlo en otro sitio.
Pues si señores, la family un poco desconcertada, que si tenía que aguantar, que si era mejor que me echara la empresa, que si tenía que haberme cogido una baja, que si tenía que provocarles para que me echaran...etc..etc.
La menda no es así, cuando me saturan y dejo de estar a gusto en un sitio me voy y ya está, para chulos ellos chula yo.
Después la family que si tengo que buscar trabajo, que si estoy echando ya curriculums, que si he visto la oferta de trabajo en la página tal...a lo que contestaba que sí que la había visto y bla bla bla...pero de echar currículum nada.
Mi magna máter - Hija, tienes que buscar trabajo que ya ves como está la cosa.
Laka - Má...que va a ser que si me llaman para una entrevista los voy a mandar a la mierda, mejor que no vaya, no, mejor que  no eche curriculum.
Magna máter - ¡Hay que ver como eres!..una mala experiencia la tiene hoy mucha gente, ¿no ves que con la crisis los empresarios se han crecido?
Laka - Que va a ser que no, que como tenga un jefe delante sólo se me ocurre llamarle ¡mamón! ¡joputa! Ahora mismo no quiero ver a uno enfrente.
Magna máter - Pues no se puede estar así, que la comida, la ropa, la luz, todo cuesta.
Laka - Pues nada...si no hay.. a robar...o a Cáritas, que para eso están.
La siguiente andadura de Lakacerola es volverme emprendedora, que ya estoy en ello, de hecho llevo un par de meses trabajando, veo que me va bien, tengo que darme de alta como autónoma que será efectivo en 2 o 3 días y a empezar una nueva etapa.
Tengo la suerte ahora mismo de tener un trabajo que puedo hacer desde casa, que no tengo horario fijo, que puedo hacerlo en pijama, que no tengo un cabrón dándome órdenes ni machacándome psicológicamente, ni diciendo contínuamente que no valemos para nada, que sólo él sabe hacer las cosas, que no sé ni coger el teléfono (¡madre mía! y llevo más de 10 años cogiendo el teléfono),  que me permite compaginarlo con otras cosas y sobre todo, que es relajado, tranquilo, sin estrés.
¿Y sabéis qué? 
Un mes después de dejar "Auswitch" ya no me como las uñas, ya no me tomo pastillas para los nervios y empieza a cambiarme la cara.
¿Que no os lo creéis? Pues resulta que con año y medio ya era de las más antiguas en la empresa sólo superada por otra persona en dos meses más. Y de los anteriores que estuvieron en mi mismo puesto, uno más se fué igual que yo, un día de repente levantándose de la silla y dejándolos, y otras dos personas se fueron con bajas médicas por depresión. 
(La imagen es de Sindinero.org)

4 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Muchas veces tenemos miedo a dejar el trabajo y luego resulta que es la mejor decisión.

Yo me fui de una empresa después de 10 años, que se dice pronto, trabajando allí. Estaba muy a gusto hasta que me cambiaron la responsable del departamento y pusieron a un mal bicho. Aun así aún aguanté unos años más hasta que no pude más. Un buen día nos dijo que iba a cambiar los horarios de todo el mundo y que quien no quisiera, a la calle. Así que dije: Si me dais los 45 días por año, como si fuera un despido, me piro. Y me los dieron. Y me fui.

Los días posteriores fueron un poco traumáticos, porque ya en casa pensaba, joder 10 años currando sin dar problemas, haciendo horas extras, he llegado a trabajar hasta el día de Navidad, y venga a tragar y me lo agradecen pagándome una buena pasta para que me largue. Me sentí tratada como una mierda.

Pero bueno, han pasado casi 5 años y ahora llevo un año y medio en mi actual curro, y aunque ahora trabajo mucho más y me estreso más, somos poquitos, hay muy buen rollo y estoy muy a gusto en la empresa.

Conclusión: Hice bien en largarme de allí.

Y ya me callo que menudo tostón de comentario te he dejado.

Emilio Manuel dijo...

Ya que has tenido el valor de mandar al tomar por culo al empresario y a la empresa, tengo una malsana curiosidad, ¿como se llama esa cabrona de empresa?, así le mando un correo y les digo "gilipollas".

Saludos

Juan Carlos dijo...

No sabes cómo me alegro por tí. De esos empresarios y de aquellos jefes quedan demasiados. Lo malo es que son capaces de llevar a sus empresas a la quiebra igual que llevan a sus trabajadores a la extenuación.

¡Anda! si ahora eres una empresaria ¡habrá que vigilarte!
Salu2

alp dijo...

Pues a por otra... Te deseo mucha suerte... Un abrazo desde Murcia...