KACEROLADAS

welcome


Bueno...vamos allá... Me decía el husband ayer, que qué pasa con el blog que hace lustros que no posteo nada, y a pesar de que le contesté:
- Mira neng... para sacarle la piel a los mismos de siempre como que paso, más que nada porque repetiría las mismas palabras de otros post y sería más de lo mismo.
Pero de repente me acordé de que hay un motor de búsqueda por ahí que me recordaba que no publicaba desde hacía chorrocientos días, así que decidír hacerle la vida fácil a algún becario de esos que tienen trabajando en la red por 0,0000000005 cts. la palabra, por supuesto sin pagar horas extra, menor de 30 años y con discapacidad y en un alarde de altruísmo, permitir que se gane un céntimo más este mes.
¿y de qué voy a hablar? Bueno, con un chupito de licor café del bueno, traído de Galicia, terra meiga y bla..bla..bla, voy a empezar contando lo que me pasó hoy al salir de la caja de un hipermercado cuyo nombre no quiero mencionar. Una chica (la pobre ganándose el pan como podía) me aborda ofreciéndome comprar empanada gallega. Una que está al "viaje" de esos ofrecimientos y más tocando mi tierra preferida, optó por respirar hondo cinco segundos, y el husband que ya sabía la contestación que iba a dar, antes de que disparara a matar, se adelantó advirtiéndole de que de empanadas entendía un rato y esa "cosa" que tenía a la venta era de todo menos gallega, a lo cual respondí: "me vas a decir tu a mi lo que es una empanada gallega guapa".
Porque...a ver....¿desde cuando una empanada gallega es hojaldrada? ¿y de frito?
¿Algún gallego ha probado las empanadas de Santa Mariña? ¿o las de la Panadería Palillos, ambas en Ourense? Pues no tienen nada que ver con el mejunje que ofrecía la pobre chiquilla. 
A continuación nos vamos a otro supermercado a terminar la compra de la semana. No sé vosotros, pero hay determinados alimentos que los compro en un sitio y hay otros que los prefiero de otro. Y en éste opto por comprar levadura fresca y harina de fuerza... ¡no sé! un antojo que tuve momentáneamente. Eso fue debido a que ésta semana el husband compró pan del día en "nosequesitio" infernal, que de panadería tendría sólo el nombre, cuyas barras se quemaban en la tostadora. Parecía plástico, ¡lo juro!, la mantequilla no se derretía en él, era impermeable, además de que la textura en la boca parecía el de goma. Se me ha metido entre ceja y ceja hornear pan. Pero del bueno...y sé por un gallego que quiso hacer pan como se hace en Galicia que el hecho de que no salga igual que allí es por el agua. Compraré agua mineral para amasar porque la de aquí tiene mucha cal. 
Cambiando de tema y aprovechando que hoy tengo ganas de escribir (deben ser los efectos del segundo licor café), diré que me gradúo este año, que solo falta que presente el trabajo de fin de grado, que únicamente me ha servido para encontrar un trabajo de mierda, mal pagado, con horario de esclavitud, pero trabajo al fin y al cabo. Que el país está hecho un solar, por mucho que nos vendan la moto de que España está saliendo de la crisis, no me lo creo, la deuda es cada vez mayor, la hucha de las pensiones bajando peligrosamente, la corrupción en nuestro país y sobre todo en nuestros gobernantes es endémica pero la gente mira para otro lado. 
Según el CIS la mayor preocupación de los españoles es, por éste orden:
1º El paro
2º La corrupción y el fraude
3º Los problemas económicos.
Pero ¿en qué están preocupados nuestros políticos? 
En permitir o no el referendum catalán, en quién llevan en la lista por las Europeas y en como tapar la corrupción para que no salga en los medios.
De como invertir más en el país para crear empleo no hablamos, ni de cómo bajar la tarifa de la luz que se nos viene encima sobre todo para los que menos tienen, porque si antes era bastante difícil de descifrar qué parte del recibo eran impuestos, qué parte correspondía a los peajes y qué parte al coste de la energía...ahora va a ser imposible. Más que nada porque ahora no se sabrá realmente hasta el día de antes qué es lo que nos va a costar. ¿Y... sinceramente...quién es el que va a estar pendiente de un día para otro del coste de la luz? y aunque esté pendiente...:

- Nena...para mañana haz bocatas...que la luz sube 0,5 € el Kw/h.
- Vale neng.

U otro día:
-Neng, mira a ver si la luz de mañana baja y hago un puchero.
-Si, dice que la van a poner más barata que hoy.
-Bien... entonces sácame medio kilo de garbanzos a remojo por favor.

- Guapetón!!! ¿Está barata hoy la luz o no?
- No...es invierno ya sabes, suele subir de precio.
- Bueno...pues ya sabes que no se cambian las sábanas este fin de semana, y a los calzoncillos les dais la vuelta, este finde no toca lavadora.

En fin...tampoco hablamos de que la gente no puede consumir porque no tiene dinero, se extrañan de que los cines se hayan llenado dos días cuando han puesto el precio de la entrada a 2,90€ y son tan obtusos de que no ven (yo creo que no quieren ver) que el motivo principal es que la bajada brutal de salarios ha motivado que la gente no tenga dinero para ocio ni cosas superfluas. Ahora mismo en los hogares impera una economía de supervivencia y esto seguirá así hasta que no cambien el chip. Se quejan entonces de deflación, precios por debajo del coste real, lo que causa pérdida de ingresos, y vuelta la rueda a despedir empleados. ¡Se siente! ¿Quién ha roto primero la baraja? Pues como dijo una en cierto sitio:

¡¡¡ QUE SE JODAN !!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo que se jodan?
!!Eso no es manera cristiana de hablar!!

João Henrique dijo...

Completamente de acordo!Em Portugal se passa o mesmo.
Continuação de um bom fim-de-semana para ti KACEROLADAS!

Emilio Manuel dijo...

Te ha salido una entrada de cojones, con un final que firmamos casi todos -QUE SE JODAN-, el problemas es que quien se está jodiendo somos nosotros.

Besos

Juan Carlos dijo...

Poco te prodigas pero, cuando lo haces, lo haces bien. Por cierto, como hijo, nieto y etc. de gallegos subscribo palabra por palabra lo que dices de las empanadas ¿de dónde habrán sacado esa receta?
En cuanto a tener dinero para otras cosas que no sean la economía de subsistencia o así, o se es banquero o político, o los demás pocas monedas quedan para disfrutar de vacaciones, comidas en restaurante, cafés o cervezas con los amigos, discotecas, compras de ropa, zapatos, etc. Eso sí, los brotes verdes son ya, casi, del tamaño de la selva amazónica.
Salu2