KACEROLADAS

welcome

Sobreviví


Diez días abducida en otro mundo, coordenadas (38.137295, -2.383438), donde Cristo perdió las alpargatas, en un lugar con dos tiendas en donde lo mismo te venden leche, zumos y conservas que boquillas para bombonas de butano, eso sí no vayas más tarde de las 11:00 que te quedas sin yogures ni huevos hasta el día siguiente, el médico viene una vez una semana y dos a la semana siguiente, dos hornos de pan cuya especialidad son los mantecados, las tortas de manteca, de nueces, de aceite, las rosquillas de anís, de naranja, dulces de hojaldre, magdalenas y pan casero; dos bares en los que puedes pedir cerveza, cafés y coñac pero ni se te ocurra pedir un Bloody Mary o un café "Champs Elysées" (abstenerse sibaritas) , para hablar por el móvil hay que subir al cerro que había detrás de la casa o ir al otro lado del pueblo para pillar cobertura, ¿internet? ¿qué es eso?

Pero que nadie piense que me lo he pasado mal, las diversiones son de otro tipo... más en sociedad. Todas las tardes organizábamos una excursión: o al cementerio a ver las lápidas de nuestros antepasados, o al castillo de La Tercia, o al Cortijo de Isidro... o simplemente a identificar y recoger plantas medicinales (romero, tomillo, ajedrea). Otro día consistió en una excursión en coche de un día a Gontar y Miller, pasando por la Finca Jutia en todo lo alto de la sierra del Segura (aprox.1600 mts de altitud), esta sierra separa el río Segura del Taibilla, más en concreto del río Zumeta afluente del Segura. Allí comimos en la Hospedería de montaña Río Zumeta: andrajos y lomo de orza.
Lo mejor de cada día venía al final de la tarde-noche, entre las 22:00-24:00 cuando ya cenados todos, sacábamos a la calle las sillas de anea y formábamos "el congreso", un corrillo de mujeres (los hombres formaban "la Moncloa" a media mañana en la calle principal del pueblo) cuya media de edad excluyéndome a mi rondaría los 75-80 años. Evidentemente los temas a tratar versaban sobre la recogida de las nueces, acerca de cuando la familia vivía en el molino y tenía que moler el trigo por la noche porque de día el agua la necesitaba el pueblo para regar, o los bailes que se hacían antiguamente en el cortijo de tal o cual.. o como hacían las mujeres para parir años ha.
Ernestina- Pues recuerdo cuando parí a mi hijo (creo que era el cuarto o quinto si no recuerdo mal) que me encontraba mala una tarde, estaba con mi hermana y mi madre y me fui a la cama, tenía asín como el estómago revuelto y vino mi tío y me preguntó si estaba bien, como vi a través de la ventana que mi madre se acercaba a la casa, le dije que si que no se preocupara y nada más irse, me levanté y me acerqué al rincón de la habitación y allí mismo tuve al chiquillo, en la esquina de la habitación.
Teresa- Cuando yo tuve a mi hija (la primera) no sabía como era lo de los dolores y cuando ya estaba a punto de parir, pero a puntico a puntico faltaba ná, le dije a una vecina que me parecía que tenía ya dolores de parto y ella como era tan burra y lo había pasado mal me dijo que eso no era ná, que esos dolores me durarían más o menos un mes asín que me aguantara y yo le dije: "Viiiiiiiirgen" pues si tengo que estar con estos dolores un mes esto no hay quien lo aguante.
Vitorina- "Ay señor" no valgo p'a ná, naíca naíca, tengo la cabeza que no me vale.
María- ¿Fue a la Crecencia a la que tuvieron que sacar el niño a trozos porque venía mal?
Ernestina- Había una en el pueblo que se estaba enseñando para partera y siempre acudía a todos los partos, si venía complicado iban los hombres al pueblo a buscar al médico, recuerdo que a mi hijo (perdí la cuenta de si era el quinto, sexto, tercero...) tuvo que darle la vuelta porque no podía salir

De repente todas se quedan calladas y me miran como diciendo ¿y tu qué?, y yo (con cara de pocker) de repente recuerdo que no hacía más que chillar por el pasillo del hospital con esas batas que nos ponen atadas al cuello y abiertas por detrás, con todo el culo en pompa y mi madre detrás sujetándomela para tapar dicha parte noble:
¡¡¡ Quiero la epiduraaaaaaal !!!, me recompongo ipso facto y...
Laka- Ejem...voy a por un poco de agua que tenéis que tener la garganta seca ya.

Decididamente nuestros abuelos y abuelas estaban hechos de otra pasta.




19 comentarios:

AdP dijo...

Bonitas imágenes.

Y lo de las personas mayores... Bueno, mejor que hablen de esas cosas que no de Gran Hermano o similares. De todos modos, es bueno escuchar para hacerse una idea de dónde venimos; estas cosas no las cuentan los libros de historia.

Saludos.

Kassiopea. dijo...

Vacaciones en el pueblo eh?

Nueve dijo...

Jolines, qué envidia, de verdad. Qué suerte la tuya, estar en pueblo, pueblo. Qué fotos más majas. Qué migas, qué paisajes, yo también quiero ser de pueblo.

Un beso.

Juanjo dijo...

Creo que esos rewtiros vienen muy bien de vez en cuando....aunque si se hicieran muy largos no los soportariamos
La conversacion sobre partos es impagable
Besos

Amal dijo...

Está bien pasarse por los pueblos y desconectar, nos hacen poner los pies en el suelo

Un abrazo y ahora a volver a la civilización jeje

ulises dijo...

Me gustan las vacaciones en el pueblo. Parece muy majo por las fotos que has colgado.
Mi pueblo todavía tiene cuatro bares, un minimercado, una farmacia y la cobertura móvil llega perfecta.

M dijo...

Jajaja, pues sí, estaban hechos de otra pasta y aguantaban cosa que ahora nos parecen increíbles, tanto física como mentalmente. Me alegro de que te lo hayas pasado bien en tus vacas :) Un besazo de bienvenida!

McGrau dijo...

Ir a pasar las vacaciones a un pueblo de esos es como si te trasladases a otra época, como si tu mundo hubiese dejado de existir.
Las conversaciones de los hombres en los bares no tiene precio, las de la mujeres sentadas en las puertas de casa tampoco... es otra vida.
Saludos Lakacerola que hacía mucho que me descolgué de todo esto y ya he "vorvío"

periodistaenbabia dijo...

A mi las personas mayores sobre todo me hacen reflexionar sobre como cambia todo. Lo que ahora nos parece tan normal, hace unos años era impensable. Por eso es tan importante la memoria, para q recordemos de donde venimos y averigüemos hacia donde vamos.

Un saludo.

Balovega dijo...

Hola Kaceroladas..

Jjeje.. Si, ahora necesitamos infinidad de utensilios, y cuidados, nuestras abuelas se conformaban con sus trukillos aunque eran otros tiempos.. jjeje...

Un precioso pueblo, de seguro lo has pasado genial..

Un abrazote de buen fin de semana

Janton dijo...

Hasta el enlace al Castillo de La Tercia, creí que habías estado en mi pueblo, o en el de Elma...

Lo de la gente de antes, sí, estoy totalmente de acuerdo, eran de otra pasta. Claro que también los educaban de niños en el dolor, en el sufrimiento, de un modo que ni nos imaginamos ahora, por eso estaban tan habituados a aguantar lo que viniera sin rechistar.

Mi abuelo contaba que cuando tenía unos siete años le mandaron al monte a cuidar unas vacas que no habían podido bajar al pueblo. Esa noche cayó una fuerte helada, y por la mañana lo encontraron tirado en el suelo, congelado. Pues bien, su padre, mi bisabuelo, se sacó el cinturón y le "calentó" a base de correazos. Mi abuelo se reía (Sí, se reía) recordando que estuvo muy dolorido y con todo el cuerpo morado de pies a cabeza durante un par de semanas. Pero eso sí, la paliza le reanimó, no tuvo más síntomas de congelación...

arkaitz dijo...

Hola Kaceroladas,..

Imagino que lo habrás pasado en grande en el pueblo. En ocasiones gusta desconectar de la ciudad y estar sentado en una silla sin ver la tele ni Belenes Estebanes. :)
Saludos y feliz finde.

EriKa dijo...

Que bueno, pero que bueno...!! jajaja ...es que me partía con la conversación de los partos, lo que daría por haber estado allí sentada contigo escuchando a las abuelas con sus batallitas.
Besitos.

Logan y Lory dijo...

Tienes razón, nuestras vacaciones han sido similares. Lugares llenos con encanto, el disfrute de lo sencillo de esos pueblos que todavía guardan la magia de lo añejo, de las costumbres locales y de ese "savoir vivre" de las gentes que se toman su tiempo para cada cosa.

Son las mejores vacaciones ¿verdad?

Un abrazo.

joão l.henrique dijo...

Por tudo aquilo que nos contas, foram certamente uns dias muito bons.

Cumprimentos.

Balovega dijo...

Un abrazo de buenas noches...

Moi même-Anubis dijo...

Genial redacción como siempre! hola, por cierto con un solo horno con semejante repertorio, poco más hace falta jajajajjajaaj
Me alegro de ver que está todo bien or aquí. Un abrazo.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola

Vengo a través del blog de Erika.

He pasado un buen rato leyendo la conversación de las abuelas del pueblo. Soy de ciudad y mi familia también, y me ha resultado divertido e interesante todo lo que has comentado.

Un saludo.

SOMMER dijo...

De vez en cuando perderse en esos lugares debería ser obligatorio...

Abrazos