KACEROLADAS

welcome

Contraseñas vs neuronas (I)


Ultimamente empiezo a tener serios problemas para recordar las contraseñas. A ver... una empieza a tener cierta edad (que no es lo mismo que vieja ¿eeeeh?), en la que las neuronas optan por un cierto relajamiento tirando al pasotismo, lo unimos al principio de alzheimer o demencia senil al que tarde o temprano casi todos llegamos pero que unos llegan antes que otros y si a eso se le junta que justo la noche anterior hemos dormido mal... pues pasa lo que pasa.
Y por si eso fuera poco, si antes sólo teníamos que recordar el número de teléfono de nuestra casa ahora hay que añadir el número del móvil propio, el del husband, el pin del móvil, la contraseña de la tarjeta del cajero, la de la visa, la contraseña del ordenador de casa, la del trabajo (en mi caso son dos, cuando trabajo), la de la tarjeta del banco online, etc.etc. Entonces la que suscribe empieza a poner la misma contraseña para todo así es más fácil recordarla sin pensar en que tal vez algún día se me podía olvidar.
Y pasó lo que tenía que pasar, un día me voy al cajero a sacar perras...
- Teclee número secreto
- xyzx
- No válido. Teclee número secreto.
- ¡Coño! Ya me he equivocado.
- zxxy
- No válido. Teclee número secreto.
- ¡Cagüenla....! Clap.. clap.. clap (Pie dando golpes en el suelo)
-¿Era zxxy o xyzx? ¿O será zyxx?
Llegados a este punto empiezo ya a pensar en la matemática combinatoria y sus múltiples resultados (Si a n=4 le corresponde una sucesión de bla..bla..bla..) y las tres posibilidades de error que me da el cajero antes de que se trague la tarjeta para siempre con lo que opto por retirarla y me voy refunfuñando mil palabros contra todas las tarjetas y la madre que las hizo.
De repente me acuerdo que el maldito pin de la tarjeta es el mismo que el del móvil con lo que el desasosiego que me entra empieza a ser preocupante, miro el móvil y todavía tiene batería así que llamo al husband.
- Piticlin...piticlin.
- Diiiiiiiiime...que quieres (obvio, tiene el número grabado así que sabe que soy yo)
- Neneeeeeee...por una casualidad casual tú que lo sabes todo...¿no sabrás el número secreto de mi tarjeta del cajero?
- (...) Jajajajajajajaja...¿cómo quieres que la sepa? ES SECRETO Y PERSONAL
- Ainssss! es que se me ha olvidado al ir a sacar dinero del cajero.
- Pues nada, mañana te vas al banco y pides otra.
- Lo malo es que tardarán unos días en mandármela y el teléfono también tiene el mismo pin y como se me caiga o se apague la llevo clara, lo necesito para estar localizable.
- Pues cárgalo todas las noches y ya está.
- Sssta bien, chao.

Corolario: Cuando nací los dioses me dieron a elegir entre estar "buenísima" o tener "buena" memoria así que...

13 comentarios:

Dean dijo...

Me encanta la última frase, ja ja ja.
A mi se me confunden por la cantidad: las del correo (tres cuentas), twenti, facebook, picotea, wikio, Digg, Xing, Delicious etc, más las de los bancos, la del móvil, dos que utilizo en los ordenadores de la oficina, vamos que a veces creo que soy autista por manejar tantos algoritmos.
Un saludo.

Ciberculturalia dijo...

Lo de las contraseñas nos tiene a todos como locos... qué haríamos antes que no las teníamos que usar con tanta frecuencia? Estaríamos en el vacío?
Entrada muy divertida
Un beso

Stultifer dijo...

Vaya, en tu blog me piden un núemro secreto para entrar y una contraseña para salir...

Anónimo dijo...

Si te sirve de consuelo, yo estoy igual que tú, "desmemoriaaaa totalll" si es que no puede ser, tenemos que utilizar la memoria solo para ciertas cosas, jejeje.
Me reído mucho, gracias amiga.
C@rmen anónimusss

danimetrero dijo...

Y encima algunos bancos te piden que tecles dos veces por temas de seguridad el numero secreto. Vamos a ver... cuantas más veces lo teclee menos seguridad, al final los cacos t lo ven.
nada dentro de poco todos con la huella dactilar para todo

Enric Pérez dijo...

Jajajajaja, mejor estar buenísima que tener buena memoria, eso que te has ganado tú y tu husband.
Además de poner la misma para todo, debe ser algo de lo que no te puedas olvidar, como el descubrimiento de América o la llegada a la Luna. Búscate tu efeméride favorita y si alguna vez se te olvida, siempre puedes parar a alguien en la calle y preguntarle "¿Usted sabe en que año fue el desembarco de Normandía?" Jajajajajajaja, siempre habrá alguien que lo sabrá y si no siempre quedará la Wiki.

Besotes.

Mica dijo...

Qué bueno, que me parto.Yo creo que eso nos pasa a todos. Aunque procuro poner contraseñas distintas, porque siempre tengo paranoias de que me van a descubrir la contraseña y me la van a liar parda.- Una que tiene mucha imaginación.- Así que tengo que apuntármelas disimuladamente para no olvidarlas.

McGrau dijo...

Yo te iba a proponer una cosa pero... es que con tanta palabrita suelta dentro de mi cerebro ya no se lo que tenía que decirte... aissss...

Si a ti te dieron a elegir a mi no me dieron opción... feo y con una memoria como un queso de agujeros....

alma máter dijo...

No me hables de contraseñas... si te contará que la mía del Skype debe estar volando por el limbo de internet.. "ande" habrá ido a parar!! por diooooo..

Kassiopea. dijo...

Yo ultimamente ya pongo la misma para todo, porque tengo la del movil, las targetas, el email, el otro email, el otro email, el blog, la del ordenador del trabajo... y seguro que me dejo alguna. Más de una vez he ido a entrar en una cosa con la contraseña de otra.

Jordi dijo...

Ande vamos a parar con tanta contraseña y tanto pin ....

ulises dijo...

Pues como estás buenísima mañana ya sabes, vas al banco, haces fila en la mesa de algún banquero (macho), pones cara de chica monísima en apuros y consigues que te den otra contraseña o si puedes la misma para poder además desbloquear el móvil.
Ciao

Lakacerola dijo...

Dean:
tienes razón me han faltado las contraseñas de youtube, google, grooveshark, todas las pag.de herramientas que te piden login para poder entrar.
Carmen:
no se como podían vivir antiguamente sin contraseñas, no me lo explico.
Stultifer:
in para entrar
out para salir
Carmen anónimusss:
y que no falten las risas
Danimetrero:
yo no llego a la segunda vez, lo juro
Enric:
entonces me tengo que atar un hilo al dedo para acordarme de la efemérides que a su vez me recuerde la contraseña.
Mica:
el truco de apuntarselas disimuladamente ya lo hago
McGrau:
feo y con memoria como un queso de agujeros...no me cuadra, reclama a los dioses.
Alma:
Te juro por Snoopy que cada vez que entro en alguna herramienta de la web donde me piden contraseña tengo que reenviarles un correo para que me la recuerden.
Kassio:
justamente lo que yo hago y ni así.
Jordi:
Pinearnos
Ulises:
Al final lo arreglé pidiendo la clave de banca online de dicha tarjeta y que me permitió recuperar la contraseña por internet.
A todos:
gracias por comentar.