KACEROLADAS

welcome

Esas "otras" dictaduras


Todos sabemos que la democracia es lo contrario a la dictadura pero todos sabemos tambien que los diferentes paises democráticos del mundo mundial no tienen la misma democracia, es decir, hay grados. Lo mismo que sabemos que dentro de la democracia hay dictaduras que no revisten ese nombre pero que en definitiva lo son. Me explico:
Vivimos en un país democrático así que escuchamos a todos los grupos de interés, ONG´S, fundaciones pro-vida, pro-animales, pro-medioambiente, son tantos los derechos humanos y no humanos que tenemos que respetar, a todos los grupos políticos, a los grupos empresariales, ahora a los jugadores de futbol extranjeros en nuestro país, al acusado hasta que se demuestre lo contrario, y un largo etcétera que todos estos grupos de identidad se están convirtiendo en pequeñas dictaduras y algunas no tan pequeñas.
Dos ejemplos:
- está creciendo la dictadura de unos pocos abominables seres que amparándose en los derechos fundamentales que todos tenemos garantizados por ley, se permiten reírse de la justicia y de la sociedad, cambiar de versión las veces que les de la gana o contarla con el teatro que quieran ponerle y por tanto todavía no sabemos donde está el cuerpo de Marta del Castillo, ni cómo va a quedar el juicio de Nagore Laffage. Pero claro, no se puede hacer más porque otra cosa sería obligarles por la fuerza a que canten y eso no lo permite nuestra Constitución.
- está creciendo no... multiplicándose exponencialmente la dictadura de un grupo de identidad llamado "la élite empresarial" que valiéndose de la tan manida crisis, hacen lo que les dá la gana con sus empleados y se permiten el "amenazar" al Gobierno con despidos masivos si no reciben las ayudas que pretenden. Pero claro, estamos en democracia y si una parte de la sociedad plantea el hecho de que el Estado pueda o deba intervenir en los mercados eso ya no es democracia, sería tachada por la otra parte de la sociedad (liberales) como de dictadura.
Y así con otros grupos de identidades sociales, para los grupos homosexuales, los que no lo son o no comparten sus ideas son dictadores en cuanto ponen alguna ley restrictiva para ellos o sólo porque no legislen a su favor en alguna de sus pretensiones, pero tambien pudiera pensarse lo mismo del bando opuesto, los que son heterosexuales pudieran pensar que los homosexuales están imponiendo su dictadura de que ahora su moral es la que vale y todo el que no esté de acuerdo con ellos, les discrimina.
Y en cuanto a las fundaciones pro-animales también se me plantea un dilema, todos estamos a favor del "no al maltrato al animal" "no al abandono" y cosas así, pero el otro extremo estaría en esas organizaciones que les buscan una morada con todos los lujos y comodidades, con un entierro digno (lápida incluida) mientras millones de niños se mueren de hambre en otras latitudes.
¿Y ahora con la situación del pesquero Alakrana? Tenemos un problema, un Gobierno democrático tiene que escuchar al pueblo y hacer lo que le dicte pero ¿hasta qué grado? ¿Debe rebajarse un Estado hasta el punto de dar todo lo que piden por la liberación de los pescadores?
¿Vivimos en una democracia de verdad, o ésto es un conjunto de dictaduras? ¿Hasta que punto debe intervenir un Gobierno democrático en el libre mercado sin llegar a ser una dictadura? ¿Dónde empieza la dictadura de los homosexuales y dónde la de los heterosexuales? ¿Quién marca la línea entre el cuidado de los animales y la subsistencia de los humanos? ¿Hasta qué grado tiene la democracia autoridad suficiente para que las instituciones gubernamentales no se vean atadas de manos y puedan actuar con dos frentes abiertos: el de legitimación y confianza con respecto a la opinión pública y el de debilidad con respecto a sus relaciones con los poderes del Estado y del resto del mundo?
(Fotos de WikimediaCommons, y RealPolitic con la licencia de Creative Commons)

8 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Todos los extremos son malos.

RAMPY dijo...

Una reflexión muy interesante, y que da mucho que pensar.
Ahora, sólo falta saber qué quiere la gente. Ciertamente, la masa es bastante fácil de manipular ( lo estamos viendo en muchas ocasiones), y en el fondo, uno se siente un borrego sin personalidad propia.
Felicidades por tu post, es excelente.
Un rampybeso y feliz fin de semana.

Lagoon dijo...

Interesante, dá para pensar un rato...quizás esto sea una dictadura...

Saludos y buena entrada.

Menda. dijo...

Dice un dicho que pulula por ahí que entre los extremos siempre hay más espacio. Lo difícil es hallar el equilibrio, sin duda.

Enric Pérez dijo...

Todos los que citas son grupos de presión que quieren arrimar el ascua a su sardina, como tantos otros, y en ocasiones crean la opinión papanatas de que si tienes una opinión diferente, o simplemente un matiz, estás en contra de ellos y eres poco menos que un monstruo. Nada nuevo bajo el sol, por otra parte.

Un beso.

Ciberculturalia dijo...

Has tocado temas muy diversos y también profundos. Por centrarme en alguno de ellos, el tema de los "piratas" está mal enfocado desde el principio. Primero por el saqueo por parte de las grandes pesqueras occidentales de esos caladeros, agotando la pesca para muchos paises ribereños que viven de ella, segundo porque el tema de Somalia los países occidentales tienen mucha reponsabilidad, tercero en el caso concreto del Alakrana, desde el principio al final es una auténtica chapuza. Y ya trayéndonos aquí a dos de los piratas podían haber intuido estos sabios gestores que el tema se haría más complicado de resolver.
La historia está manipulada en su totalidad y ahora si corren peligros los auténticos marineros: los nuestros.
Besos

Stultifer dijo...

Democracia, dictadura, anarquía... Todo mezclado.

Isabel dijo...

Telita, vaya post más denso...jejeje abarcas un montón de asuntos..., bueno, desde mi punto de vista muchos no son comparables entre sí, no se puede, ni se debe meter en el mismo saco todo, es más creo que ese es el error que comete mucha gente por eso se vuelve tan pasota y egoista,
Dictadura??pues todo democracia esconde algo de dictadura.

Un saludo